Inspirate | Imagen Personal

Usá a tu favor el efecto de las rayas

La línea del tiempo, las de las manos, las de las expresiones de la cara, la de las estrellas fugaces, las que forman los caminos que emprendemos. Todo nuestro universo está repleto de líneas. También nuestro cuerpo y ¡nuestra ropa! Te contamos cómo disfrutarlas y lucirlas de la mejor manera.

El mejor tip para sentirse bien a la hora de vestirse es, probablemente, aceptarse. Eso nos aporta seguridad y nos hace vernos mejor, más empoderadas y libres. De hecho, en imagen personal no hay prendas, texturas ni colores prohibidos. Sólo es cuestión de entender su efecto para transformarlo en beneficio.

Las mujeres somos estrategas por naturaleza. Por eso, vale la pena, si nos gustan, sumar estampados rayados a nuestro vestuario. Pero tengamos en cuenta que cuando nuestra mirada identifica una línea, inevitablemente, tiende a continuarla, ese efecto óptico hace que nuestra percepción de las proporciones de las formas, cambie.

“Los rayados son clave en tu guardarropas – son clásicas,
como leopardo y camouflage ”

Giovanna Battaglia Engelbert

Entonces, en función de lo que deseemos lograr debemos saber que:

  • Las rayas verticales suelen estirar y alargar la figura.
  • Las horizontales, la ensanchan.
  • Las diagonales, estilizan si no son extremadamente gruesas y contrastadas.
  • Las rayas con mayor contraste, grosor y definición acentúan los efectos ópticos.
  • Las rayas finitas y menos contrastadas, por ejemplo, gris y negro o blanco y amarillo suavizan este efecto. Si nos encantan pero sentimos que no nos quedan bien, podemos integrarlas en accesorios como mantas, pashminas, medias o bolsos, entre otros elementos que aportan frescura a cualquier look.

Esto para nada implica que, si tenemos baja altura y algunos kilos de más, no podamos darnos el gusto de utilizar estampados con líneas horizontales y contrastantes. La clave es sentirnos bien con lo que lucimos y saber que no tiene el mismo efecto visual vestir, por ejemplo, una prenda negra con una raya finita gris que una con rayas anchas, blancas y negras. O, si elegimos un vestido azul oscuro con líneas celestes, nos hará lucir menos ensanchadas que si las rayas fueran amarillas. A mayor contraste, mayor es el efecto óptico que se produce.

Amiguémonos con las líneas y disfrutémoslas.

Compartir

Shop the story

Suscríbete para recibir tips mensuales de imagen, novedades y beneficios exclusivos.