Consejos para armonizar el busto voluminoso

Cada sector de nuestro cuerpo es único y merece diferenciarse del resto reflejando sus cualidades. Para que tu pecho esté en su lugar, estilizado y estético, puede seguir estas instrucciones.

Si bien todas las características físicas son bienvenidas porque forman parte de nuestro cuerpo -único e irrepetible- lo cierto es que, a veces, tener mucho busto puede ser incómodo o difícil de llevar. En especial cuando lo que vestimos tiende a ensanchar todo el torso, haciendo que toda la parte superior de nuestra figura pareciera ser voluminosa.

No tiene por qué ser así. ¿Cómo evitarlo?; ¿cómo lograr lucir nuestro pecho tal cual es, diferenciándolo y armonizándolo con el resto de nuestra silueta?

“Cuántas preocupaciones desaparecen
cuando se decide ser alguien en vez de algo ”

Coco Chanel

Para conseguirlo y sentirnos cómodas con nuestra imagen y vestuario, hay dos ítems principales a considerar:

  1. La ropa interior, particularmente el sostén o brasier.
  2. Las prendas para vestir el torso.

Lo esencial es invisible. Encontrar la ropa interior correcta para el busto es lo primero que hay que hacer ya que nos permitirá realizar un cambio en el look por demás positivo. El brasier que elijamos tiene que cumplir con su función que es, principalmente, sostener el pecho, contenerlo y definir su forma. Para hallar al indicado hay que asegurarse de que:

  • No ajuste demasiado. Es decir, no deje marcas ni alrededor de nuestro cuerpo ni a la altura de los breteles.
  • El tamaño de la taza o copa y el contorno sean los adecuados. Esto implica que se apoyen sutilmente sobre la piel. Es decir, no sólo que no la aprieten, sino que tampoco generen espacio o aire entre el sostén y el busto.
  • Encuentres también buenas opciones de corpiños reductores y hasta casas especializadas en diseño de ropa interior a medida.
  • El material sea sedoso y que la ropa tenga caída. Las de algodón o texturas rugosas hacen que la indumentaria se trabe y pierda caída, agregando aún mas volúmen.

La intención, en definitiva, es que el busto no sobresalga del contorno del cuerpo, ni se desborde hacia arriba ni hacia abajo del brasier.

Nota mental: una vez que encontramos un modelo y talle que nos gusta y que se adapta perfectamente a nuestro pecho, procuremos comprar varias unidades. La practicidad nos permite ahorrar tiempo y dinero e invertir en bienestar.

También vale la pena considerar que, más allá de la estética, tener un brasier adecuado es beneficioso para prevenir o aliviar el dolor de espalda que suelen generar los bustos voluminosos.

Otra cuestión importante es que, si en alguna ocasión deseamos utilizar una prenda que no contemple el uso de corpiño, como un solero o un vestido veraniego, deberíamos chequear que aun así mantenga el busto en armonía con el contorno.

Abrir el juego. Una vez que logramos que el pecho se mantenga en su lugar, es clave elegir la indumentaria que nos favorezca y nos aporte una sensación de ligereza, suavidad y confort. Para eso, hay que:

  • Evitar prendas que sean muy cerradas, como poleras de cuello alto o tortuga y camisas abotonadas hasta arriba, para que la sección superior del cuerpo no parezca un bloque.
  • Escapar de los diseños que, a la altura del busto, tienen género extra, volados, plumas, bordados, ornamentos o estampados de gran dimensión.
  • Privilegiar los estampados con figuras ínfimas o pequeñas si deseamos utilizar más que prendas lisas.
  • Descartar cortes de color y rayas a la altura del busto. También, prendas ajustadas.
  • Alejarse de las líneas anchas y prendas de hombros caídos.
  • Elegir ropa escotada ya que genera que el cuello se perciba más largo, le da un marco a la cara y, de ese modo, desarma la idea de un busto excesivamente protagonista. Opciones como escote en V o U bajo, son algunas de las más adecuadas, siempre dependiendo de la ocasión.
  • Tender a prendas que, sin ser demasiado holgadas, tengan una caída sutil y de cierta flojedad.

Seleccionar, sobre todo si el busto es de muy grandes dimensiones, colores neutros y de tonalidad media en lugar de colores estridentes y de tonos pasteles.

Compartir

Shop the story

Suscríbete para recibir tips mensuales de imagen, novedades y beneficios exclusivos.