Inspirate | Closet

Compras inteligentes en outlets y sales

Lo barato sale caro sólo cuando no consumimos con astucia, estrategia y planificación. En esta nota, te contamos cómo refinar al máximo tu guardarropa al menor costo posible. La mejor inversión.

La ansiedad y la adrenalina suelen aparecer en las temporadas de descuentos; allí cuando podemos conseguir lo mismo que durante el resto del año, pero a un precio mucho más conveniente.

El entusiasmo exacerbado puede hacernos cometer muchos errores. Por eso, evitemos atiborrarnos de prendas sólo porque las hallemos en outlets o tengan el atractivo letrero con la palabra sale porque puede que terminemos gastando demasiado en ropa que no nos conviene: en mal estado, que no nos guste tanto y que, por todas esas y más razones, acabemos por utilizarla poco o nada.

Comprar más barato debería ser sinónimo de comprar mejor; no necesariamente de comprar más. Para aprovechar la oportunidad al máximo es clave no perderla. Tengamos presente, entonces, que los meses con las mejores liquidaciones son enero, febrero, junio y julio.

“Comprar más barato debería ser sinónimo de
comprar mejor; no necesariamente de comprar más ”

Carolina Aubele

Después, no perdamos de vista estos consejos:

  • Antes de ir, analizar qué nos hace falta y cuáles son las preferencias y hacer una lista de prioridades.
  • Comprar a consciencia. Es decir, prendas que, por ejemplo, nos permitan utilizar más las que ya tenemos. También aquellas que realmente vayamos a vestir porque nos encantan y nos favorecen por diseño, color o modelo. Piezas que necesitemos o queramos tener de marcas a las que probablemente no sería difícil acceder si no estuvieran en sale.
  • Comprar pocas prendas y de excelente calidad. Chequear costuras, estado y limpieza. También si las características de las telas son las adecuadas.
  • Alejarse de las prendas falladas, manchadas y de mala calidad. Tampoco las que no nos convenzan demasiado .
  • Si de todos modos vamos a adquirir opciones en liquidación de dudosa calidad, que sean oscuras. Se notará menos su condición.
  • Privilegiar la elección de prendas básicas útiles para armar distintos conjuntos en lugar de prendas muy jugadas sólo por ser la última tendencia. Es probable que pronto pasen de moda.
  • Cuidado con los talles. Aunque algo nos encante, no nos servirá si nos queda chico. Sí podemos considerarlo si es uno o dos talles más grande -como máximo- porque podremos achicarlo sin que se pierdan las proporciones del diseño.
  • Buscar prendas de media estación para poder disfrutarlas apenas las compramos y durante un largo tiempo.

Si elegimos opciones de excelente calidad, que nos encanten y no sirvan por mucho tiempo y, además, pagamos por ellas menos dinero que si las hubiéramos adquirido en otro momento del año, definitivamente habremos hecho una compra inteligente. Ahora sí el entusiasmo tiene sentido.

Compartir

Shop the story

Suscríbete para recibir tips mensuales de imagen, novedades y beneficios exclusivos.