Inspirate | Beauty

10 cuidados esenciales para una piel lozana

La epidermis protege el interior de nuestro cuerpo. Es a través de ella que sentimos las caricias y son el espejo de nuestras vivencias, emociones y paso del tiempo. Vital y sensible precisa que la cuidemos. Hagámoslo y potenciemos nuestra belleza con estos consejos.

Es fundamental cuidar la piel del rostro y el cuerpo todo el año. Nos hace sentir bien, nos da seguridad y es saludable ya que es nuestro órgano más grande y nos protege de los agentes externos.

En términos de imagen personal, prestarle atención nos permite potenciar nuestra belleza natural ya que mientras más cuidada está la piel, más luminosa, tersa y flexible se verá.

Tomemos conciencia de que, además de la genética, todo lo que hacemos y dejamos de hacer impacta en su bienestar. El modo en que nos alimentamos, la frecuencia con la que tomamos líquido, el tiempo y la manera en que nos exponemos al aire libre, así como la calidad de nuestro descanso, el nivel de estrés y los productos cosméticos que utilicemos promueven o desaniman el desarrollo de una piel saludable.

Para conocer las características de nuestra piel y lo que necesita, es importante realizar una visita anual al médico dermatólogo. Así tendremos un diagnóstico, control y guía sobre cómo preservarla. Nos orientará, por ejemplo, acerca de qué tipo de champú, máscara fácil, aceites esenciales y maquillajes son los más adecuados para cada uno de nosotros; si debiéramos utilizar –y en qué cantidades- exfoliantes, aguas termales, crema para contorno de ojos e incluso brindarnos consejos para las uñas. Si es un profesional con criterio estético y cosmetológico podrá asesorarnos de manera integral, recomendándonos los productos más adecuados e indicarnos cuándo hay que cambiarlos por otros que se adapten mejor a nuestro presente. Porque ni todas las opciones del mercado son buenas, ni todas las que lo son resultan efectivas para todas las personas.

“Para mi belleza es estar cómoda en tu propia piel ”

Gwyneth Paltrow

Más allá de las indicaciones personalizadas, lo cierto es que  hay pautas y recomendaciones básicas que todos deberíamos saber para proteger nuestra piel y mantenerla lo más sana posible. Estas son:

  • Además de bañarnos a diario, lavar la cara e hidratarla por la mañana y por la noche. Los expertos podrán indicarnos cómo en función de nuestro tipo de piel.
  • Los tratamientos para el rostro conviene extenderlos al cuello y al plexo. Lo valoraremos con el paso de los años.
  • Desmaquillar al terminar el dia.
  • Dormir la cantidad de horas necesarias.
  • Existen técnicas específicas para fortalecer los músculos del rostro y eliminar arrugas que se producen por las tensiones y expresiones diarias. Explora la que mas se acomoda a tu rutina, hay desde yoga facial hasta masajes con rodillos de jade y otras piedras.
  • Beber agua de buena calidad de manera frecuente es la mejor manera de mantener la piel hidratada. Un promedio de dos litros diarios es una referencia saludable.
  • Mantener una alimentación sana, nutritiva y equilibrada.
  • No fumar y evitar ámbitos con aire sucio. Favoreceremos mucho más que a la piel.
  • Protegerse del sol con sombreros, túnicas livianas y protectores solares, estos últimos, durante todo el año.
  • Tener en el escritorio, cocina, mesa de luz y en la cartera, cremas para aplicar en manos, brazos, codos o piernas cuando sintamos la piel seca.

Con estos consejos más las pautas que nos acerque el dermatólogo de cabecera, podremos generar una rutina eficiente para mimar nuestra piel y convertirla en un envase bello, flexible, sano, fuerte y radiante.

Compartir

Shop the story

Suscríbete para recibir tips mensuales de imagen, novedades y beneficios exclusivos.